Un programa para Ganar Madrid

Propuesta de ponencia 

Grupo de Trabajo Programa-Contenidos Ganemos Madrid 

22 de julio de 2014 

UN PROGRAMA PARA GANAR MADRID 

¿Qué es este documento?

Este documento es una invitación a que las personas que vivimos en Madrid pensemos como avanzar hacia el Madrid en el que queremos vivir y le demos la forma de un programa para ganar Madrid desde las personas, con las personas y para las personas. No es una propuesta cerrada ya que ese programa lo tenemos que construir entre todos y todas en los próximos meses. No se puede construir un “programa” válido para un proceso de transformación de Madrid sin una amplia participación y sin que haya tenido lugar una profunda deliberación entre los distintos sectores y territorios.

A partir de esta invitación vamos a ampliar todo lo posible ese colectivo que piensa. Se trata, en definitiva, de pensar en el Madrid que queremos a través de propuestas que conformarán un contrato con la ciudadanía. 

¿Con qué ideas fuerza queremos empezar a trabajar?

Para ganar Madrid con libertad, igualdad, fraternidad y responsabilidad de las personas que la habitamos.

  1. Construir un Madrid para las personas, poniendo sus recursos al servicio de lo común, tanto en lo material como en los servicios y en la manera de relacionarnos socialmente y con nuestro entorno.
  2. Conseguir un Madrid justo y solidario, orientando las políticas municipales para acabar con la exclusión social y con las discriminaciones por razón de género, de origen, de color de piel, de edad, de orientación sexual…
  3. Cambiar la forma de entender la acción política y la participación ciudadana para que la política no sea un problema sino una herramienta útil para gobernar Madrid con la ciudadanía.
  4. Convirtiendo nuestro entorno urbano en un espacio sostenible, transformando su modelo de desarrollo para que sea un espacio de bienestar para las personas respetando los límites que impone nuestro entorno físico y ambiental.

¿Cuáles serían las líneas generales de ese programa?

Descentralización y Gobierno abierto. Gestión pública.

Para ganar un Madrid que garantice instituciones plenamente democráticas que devuelvan el poder al pueblo, con un gobierno abierto, que asegure una gestión honesta, transparente, sujeta a control y participación ciudadana en la política municipal.

  • Con una mayor descentralización, autonomía institucional y gestión transparente.
  • Con el impulso de la participación ciudadana efectiva para la recuperación de un sentido democrático pleno de la gestión local.
  • Con mecanismos reales para la rendición de cuentas.
  • Con un impulso de la transparencia como derecho.
  • Con la colaboración intermunicipal.

Empleo, economía y deuda.

Para ganar un Madrid en la que la economía esté al servicio de las personas y el empleo al servicio del desarrollo personal y el bien común. 

  • Con una Auditoría ciudadana de la deuda y del sector público municipal.
  • Con políticas activas de empleo e impulso para una transformación y relocalización solidaria y ecológica de la economía local. Hacia un modelo sostenible y generador de empleo estable y digno basado en políticas de I+D+I, las nuevas tecnologías, los servicios sociales y el cuidado, los productos y servicios de alto valor añadido, la cultura y el ocio, los sectores verdes y sustentado en los principios de la economía social y cooperativa.
  • Con una fiscalidad redistributiva que fomente la justicia social y la ecología.
  • Con una profunda revisión de la contratación y compras públicas. Redefiniendo la gestión del sector público desde la participación de sus organizaciones sindicales y profesionales, garantizando el respeto a la profesionalidad, a la carrera y a la defensa del interés general.
  • Con una gestión de los servicios públicos sin carácter mercantil y regida por los principios de transparencia, rendición de cuentas y participación ciudadana.

Sociedad y derechos.

Para ganar un Madrid en la que los derechos sociales estén firmemente asegurados como base del modelo de sociedad diversa, igualitaria, fraterna y sin exclusión para sus ciudadanas y ciudadanos.

  • Con la educación como un derecho fundamental y prioritario impartido en una red de centros públicos, integrando la educación formal, no formal y complentaria. Impulsando políticas de género, medioambientales, de integración y de no exclusión.
  • Con cultura, patrimonio e innovación para la inclusividad y el cambio desde la multiculturalidad mediante una cartera municipal de servicios básicos de cultura. Desde la aplicación de criterios de coordinación, territorialización, autonomía, cogestión y autogestión de centros sociales, culturales, bibliotecas y de investigación.
  • Con la salud como bien primordial a través de políticas para la calidad de vida el consumo saludable.
  • Con la vivienda como derecho, con la ampliación del parque municipal y el parque cooperativo o social, la moratoria de nueva construcción, la rehabilitación y la redistribución.
  • Con la igualdad de género y derechos sexuales y reproductivos. Contra la violencia machista y por la defensa y visibilización de la diversidad sexual y de los derechos de los colectivos LGTBi+
  • Con la solidaridad, luchando contra la exclusión, por la integración y derechos para las personas migrantes, el apoyo a la dependencia y a la diversidad funcional. Por los derechos de la infancia y de los mayores y el impulso a iniciativas locales y redes público-sociales de solidaridad y vertebración social.
  • Con la cooperación al desarrollo, especialmente vinculada a los Servicios Sociales Básicos y los Países Menos Desarrollados y desde la promoción del comercio justo entre la ciudadanía hasta programas de educación y sensibilización.
  • Con la seguridad desde un criterio integral al servicio de las personas.

Gestión de recursos naturales, movilidad y sostenibilidad. 

Para ganar un Madrid sostenible, concienciado y respetuoso con su entorno y responsable con el medio ambiente y un uso equilibrado de los recursos naturales como base de su desarrollo y bienestar.

  • Con una gestión sostenible de los recursos naturales, dede una nueva cultura del agua como bien público y su acceso como derecho, por el derecho a la calidad del aire y a la protección de los espacios naturales y con un plan energético hacia la eficiencia y el autoabastecimiento energético o acción en sectores de la demanda clave como la edificación, la industria y la movilidad hasta la protección, conservación y mejora de la gestión de zonas verdes, medio natural y biodiversidad como oportunidad para el desarrollo social y la calidad de vida.
  • Con un cambio en el modelo de movilidad, desde ayudas para facilitar la movilidad vertical y horizontal, estimulando la movilidad no motorizada, el transporte colectivo/público, el tráfico lento, los modos más eficientes y limpios y desincentivar el uso del automóvil privado, los corredores peatonales intermunicipales con el fomento de la Proximidad y la Accesibilidad.
  • Con otra gestión de residuos y contaminación, minimizando y reciclando y hacia el fin de la incineración, con el fomento de “economías circulares” y entendiendo la calidad del aire y del agua como derechos.
  • Con otro modelo de desarrollo urbanístico, desde criterios de máxima deliberación y participación social, el estudio interdisciplinar de impacto y aprovechamiento sociales en las intervenciones urbanísticas y para la mejora de la habitabilidad urbana a través de Planes de Barrios Integrales realizados con participación de la ciudadanía, recuperando el barrio y de la ciudad, sus calles y plazas, como lugares para el encuentro social y cultural.
  • Con el fomento de una mejora en el bienestar animal.

Este texto sería el punto de partida con el que abordar las primeras fases del trabajo de participación ciudadana (territorial y sectorial) que permita construir un programa detallado.

Conviene tener en cuenta que ni lo sectorial ni lo territorial son sujetos homogéneos. No caigamos en el error de pensar que una organización determinada tiene representatividad sobre todo ese sector o territorio. Asumir el desafío y la complejidad del proceso.

¿Qué calendario proponemos para el proceso?

  • Desde ya mismo: acercamiento de Ganemos Madrid a diferentes territorios y sectores presentando la iniciativa y el proceso que planteamos, invitando a participar en él.
  • Desde septiembre a diciembre: recogida de propuestas en el ámbito territorial y sectorial.
  • Desde enero a marzo: deliberación y definición del programa. Proponemos dar por concluido este proceso y cerrar el programa el 1 de marzo de 2015.

¿Sería conveniente organizar unas jornadas de formación en septiembre para facilitar herramientas a quienes formen parte del proceso? ¿Qué documentos comunes se van a manejar en el proceso? Es posible que, en otoño, el interés por las elecciones municipales sea más bien bajo y dificulte la participación tan amplia que esperamos. ¿Podemos hacer algo al respecto?

¿Qué tipo de programa queremos construir?

¿Qué grado de concreción y detalle queremos que tenga ese texto del 1 de marzo? ¿Propuestas muy concretas y detalladas, unas líneas generales de actuación que dejen margen de maniobra a  candidatos y/o cargos electos, una mezcla de ambas posibilidades? Si se deja margen de maniobra, ¿cómo se articula ese margen con el mandato colectivo? ¿Conviene diferenciar entre demandas ciudadanas y programa de gobierno?

¿Cómo manejamos durante la construcción del programa las dudas más que razonables sobre la situación y capacidad económica de los ayuntamientos de la región? Si no sabemos el estado de las cuentas, ¿cómo podemos comprometernos con un programa?

Vemos necesario definir lo antes posible si Ganemos Madrid se va a presentar a las elecciones autonómicas, por todo lo que implica dicha respuesta a la hora de pensar el proceso.

¿Qué metodología queremos que tenga el proceso?

Más allá de las líneas generales que asume Ganemos Madrid (participación, apertura, consenso, inclusividad, etc) no hemos pensado al detalle esta metodología. ¿El grupo de Metodologías y Herramientas está pensando en ello o tiene previsto hacerlo?

En cualquier caso, creemos que habrá diferentes fases cuya metodología podría tener matices:

  • Invitación a formar parte del proceso.
  • Recogida y construcción colectiva de propuestas.
  • Deliberación y definición participativa del programa.
  • Someter a consulta ciudadana el programa para validarlo.

Definir quiénes somos y que legitimidad reclamamos, para ser claros y honestos en los acercamientos e invitaciones que realicemos en lo territorial y en lo sectorial.

Durante el proceso de recogida y construcción, ¿cómo integrar el saber experto con el saber popular? Reconocer la diversidad ciudadana y aplicar herramientas diversas que fortalezcan lo inclusivo del proceso.

¿Definimos previamente unos criterios -quizá basados en el texto de líneas generales- que permitan deliberar y elegir entre todas las propuestas recogidas en lo territorial y sectorial?

¿Cómo coordinamos este trabajo de creación del programa con el grupo de candidaturas y con la elección de las personas que aplicarán el programa? ¿Son procesos que van en paralelo, alguno tiene prioridad sobre el otro? ¿Es conveniente diferenciarse de la vieja política y darle más peso al programa que a las personas que lo van a aplicar?  Si hablamos de revocación de cargos, ¿en base a qué revocamos? ¿Al programa? Si no, ¿creamos indicadores que nos permitan evaluar?

¿Cómo hacer para que el trabajo territorial y sectorial se coordinen y no se distancien? ¿Es conveniente que el trabajo sectorial defina unas prioridades “macro” para la región y el trabajo territorial se centre en demandas concretas de cada territorio (distrito y/o municipio)? ¿Cómo se articularían entre sí en este caso?

¿Cómo enfocamos el trabajo territorial?

Identificar los espacios ya existentes de confluencia para trabajar con lo que hay. Donde no los haya, identificar a los actores que inciden en el territorio (partidos políticos, asociaciones de vecinos, asambleas 15m, etc) para empezar a trabajar con ellos en la construcción de espacios de confluencia territoriales. Decidir a qué colectivos y grupos de la región y de la ciudad nos vamos a dirigir. Pensar formatos, ¿digitales?, que faciliten la participación a personas no organizadas.

Queremos socializar el documento de las líneas generales del programa y, desde ahí, preguntar en cada territorio qué ciudad queremos construir. Tener en cuenta la diversidad para definir ritmos adaptados a cada territorio (facilitando un proceso inclusivo) y para trabajar en formato digital y presencial. En esta primera fase no es el momento de hablar de candidaturas.

Conviene que sea una labor distribuida entre el mayor número de personas posible y en base a unos acuerdos que definan sentidos comunes y faciliten la deliberación posterior.

¿Cómo enfocamos el trabajo sectorial?

El trabajo sectorial se organiza a partir de los 4 ejes del documento base:

  • descentralización, gobierno abierto y gestión pública
  • empleo, economía y deuda
  • sociedad y derechos
  • gestión de recursos naturales, sostenibilidad y movilidad

Realizar un mapeo de organizaciones y colectivos que trabajen ámbitos relacionados con cada uno de los cuatro ejes (a realizar entre agosto y septiembre en coordinación con el grupo promotor y de extensión).

Pensar los diferentes hitos intermedios que necesitamos desde el 26 de julio hasta el 1 de marzo, fecha en la que proponemos tener un programa cerrado.

Definir la metodología de trabajo sectorial: ¿grupos específicamente organizados para ello? ¿foros abiertos, digitales y presenciales? ¿jornadas o encuentros por área?

Posibilidad de generar alguna herramienta común, además del documento sobre las líneas generales, que facilite y ordene el proceso (por ejemplo, un documento con preguntas que sirva de base para el diálogo sectorial).

Algunas preguntas para el plenario.

¿Una posible recogida de firmas es tarea de este grupo o de otros?

¿Qué grupo de Ganemos Madrid va a pensar en la forma y requisitos legales necesarios para presentarnos a las elecciones?