14444621701_4c5b4f7a27_z

Protagonismo ciudadano para recuperar Madrid de la mafia de las tarjetas negras

9062127952_4bfbb1545e_z

Desde Ganemos Madrid queremos hacer públicas algunas reflexiones en torno al caso Bankia que han tenido lugar en nuestras asambleas y grupos de trabajo en la última semana, a raíz de la publicación de los extractos de las llamadas “tarjetas black”.

1.- El símbolo de un modelo de gobierno en decadencia

Bankia representa la decadencia y la corrupción de unas instituciones políticas plegadas a intereses financieros. Las cajas de ahorros, creadas como mecanismos sociales de apoyo bancario, han sido usurpadas por las élites para aumentar su poder y enriquecerse. Caja Madrid-Bankia ha sido un instrumento de la especulación inmobiliaria y financiera, hasta el punto de que ha dejado a muchos madrileños y madrileñas sin techo con su política de desahucios, o sin ahorros por productos fraudulentos como las preferentes; y a todos y todas con unos servicios públicos diezmados por unos recortes vinculados a los miles de millones de euros que el Estado ha desembolsado para su rescate. Lejos de la supuesta función social de las cajas, los ahorros de la ciudadanía madrileña han servido para enriquecer a los especuladores y para pagar la vida en la opulencia de sus consejeros, incluidos aquellos que deberían representar a la izquierda y a las clases trabajadoras, que no han dudado en utilizar sus “tarjetas black” a modo de soborno entre élites.

2.- La ciudadanía toma las riendas

Ante esta situación, ha sido la ciudadanía, muy por delante de las instituciones públicas, la que ha tomado cartas en el asunto. Lo ha hecho organizándose en asociaciones de preferentistas que luchan por sus derechos. Lo ha hecho parando desahucios o recuperando las viviendas con las que Bankia especulaba a través de la PAH y las asambleas de vivienda. Lo ha hecho garantizando la transparencia y el juicio a los responsables mediante herramientas como 15MPaRato, que ha sentado a los consejeros en el banquillo de la Audiencia Nacional, o la Red Ciudadana Partido X, que ha publicado los correos de Blesa y otros detalles del caso en colaboración con medios de comunicación que ejercen su responsabilidad cívica. Es la ciudadanía quien recupera los derechos colectivos y es desde la ciudadanía desde donde debemos transformar nuestras instituciones para recuperar nuestra ciudad.

3.- Exigencia de responsabilidades políticas

Caja Madrid-Bankia ha sido el pilar financiero de una forma de gobierno a la medida de los intereses de “los de arriba” que va mucho más allá de las instituciones electas en Madrid. Fue diseñada como un mecanismo de cooperación entre las élites públicas y privadas y por ello es imprescindible exigir responsabilidades políticas más allá de lo que la justicia pueda sentenciar. Estas responsabilidades afectan a todos y cada uno de los partidos y organizaciones sindicales y empresariales que han tolerado lo sucedido o no han puesto los medios necesarios para evitarlo. La democracia es rendir cuentas y asumir responsabilidades, así como instaurar métodos para que no vuelvan a repetirse los errores y desfalcos. Todos los partidos, sindicatos y patronales implicados en lo sucedido deben reconocer que no se trata de un problema casual o individual y tomar medidas para impulsar cambios profundos. Sin ellas, el crédito de su credibilidad está definitivamente agotado.

4.- Participación directa para garantizar que no se repita

Desde Ganemos Madrid consideramos que sólo la participación democrática podrá acabar con la corrupción. El control directo de las instituciones públicas, la transparencia del gobierno y la revocabilidad de los cargos son los instrumentos necesarios. Trabajamos en el diseño de protocolos claros y concretos para llevarlos a cabo. No bastan leyes anticorrupción si no podemos vigilar escrupulosamente su cumplimiento. No se trata sólo de la elaboración de bellísimos códigos éticos, sino de mecanismos que garanticen su aplicación.

Desde Ganemos Madrid creemos que necesitamos ya otra forma de hacer política y queremos construirla con la ciudadanía y con todas las fuerzas sociales y políticas que estén dispuestas a andar ese camino. El protagonismo ciudadano es la base del método que proponemos para cambiar Madrid y sus instituciones. Para que esto no vuelva a suceder y para que en cada plaza, en cada barrio, la ciudadanía pueda tomar las decisiones necesarias sobre los asuntos comunes. Para que las instituciones democráticas estén abiertas y que los y las representantes tengan la obligación de responder a los intereses de la mayoría.

[Fotos: Torres Kio, de Leandro Amato, CC by-NC-SA; preferentistas, de Barcex, CC by-SA]