GANEMOS PIDE MÁS TIEMPO Y DEBATE PARA EL REGLAMENTO DE LA EMVS

149

La garantía del derecho a la vivienda de todas las personas de nuestra ciudad ha sido y es una prioridad de Ahora Madrid, dada la extrema gravedad de la situación: 23.276 ejecuciones en Madrid (entre 2008 y 2013 según el CGPJ), unos cientos de viviendas públicas disponibles y miles de familias sin acceso o en condiciones de sobrepago o infravivienda. Por eso el nuevo Reglamento de adjudicación de viviendas en régimen de arrendamiento que va a ser adoptado por la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo de Madrid (EMVS) tiene especial importancia.

El reglamento propuesto aporta importantes mejoras, como apostar por el alquiler frente a la venta o el reconocimiento de situaciones urgentes y su tratamiento diferenciado. También contiene puntos que sería preciso modificar y otros que sería necesario incluir, en especial:

a) Suprimir el requisito de “no encontrarse ocupando una vivienda o inmueble de titularidad pública en el momento de la solicitud o con posterioridad a la misma”. No es ni justo ni atiende al precepto constitucional: no es justo porque la situación de ocupación irregular es, en la práctica totalidad de los casos, la materialización de una situación de necesidad de vivienda. Desoye el mandato de la Constitución Española porque, en caso de que una persona haya sido condenada por usurpación, no cabe castigarla (y mucho menos reducir sus derechos) más allá de la pena que el juzgado le impusiera, ya que de lo contrario estaríamos ante una doble pena. No se pierde el derecho a la sanidad o a la educación, que son derechos humanos, por cometer un delito. En el caso de que no haya sido condenada por ese delito, dificultar su acceso a una vivienda pública sería violar la presunción de inocencia y condenarla extrajudicialmente.

b) Rehacer el requisito de “No ser titular […] sobre otra vivienda en los términos y condiciones previstos en la normativa de vivienda protegida” para incluir a las familias cuyas viviendas fueron vendidas a fondos buitres y que corren el riesgo de perderlas al finalizar los contratos de alquiler y de alquiler con opción a compra.

c) Desplazar la exclusividad de las relaciones de parentesco o de estatus civil del solicitante, para poner en el centro la situación de necesidad material real de un conjunto concreto de personas con voluntad de vivir juntas y unidas por relaciones afectivas.

d) Suprimir el requisito de dos años de empadronamiento.

e) Mejorar la transparencia. Por ejemplo, recoger el derecho personal de cada demandante de vivienda en el RPSV a ser informado o informada del estado de su solicitud y de los cambios normativos que puedan afectar a la misma, así como de las actualizaciones de los listados de solicitudes. Y garantizar el acceso público a las adjudicaciones efectuadas por parte de la población en general.

Ganemos Madrid propone retrasar la aprobación del reglamento propuesto para que se realicen debates públicos donde la ciudadanía y los colectivos más implicados puedan aportar más enmiendas y alegaciones.

En paralelo y más allá de este reglamento, es importante recordar que este quedará como papel mojado si no existen viviendas en las que alojar a la población. Es evidente la carencia de un parque de gestión pública; las familias no pueden esperar a la prometida construcción de viviendas y cabe preguntarse si es la mejor opción, dado el enorme parque vacante existente en la ciudad. Es urgente un diagnóstico completo de la situación de la vivienda en Madrid que incluya la realización de un censo real de las viviendas vacías (153.100 viviendas vacías en 2011, un censo considerado extremadamente conservador por expertos en vivienda) y que exija la cesión de viviendas a bancos rescatados y entidades semipúblicas como la SAREB, tal y como se describía en el programa de Ahora Madrid.

Ganemos Madrid quiere mostrar su voluntad para colaborar en el desarrollo de una política de vivienda integral que garantice el acceso a una vivienda digna a todas las personas residentes en la ciudad de Madrid. Para ello consideramos que es necesario posponer la aprobación del reglamento un mes y abrir más espacios de debate público sobre este y sobre los avances en esta materia en el último año.

Ganemos Madrid.