Comunicado de Apoyo a Montserrat Galcerán.

191

La cesión de espacios municipales a proyectos capaces de dinamizar el tejido cultural y social de los barrios donde han surgido es una práctica que cuenta con antecedentes en nuestra ciudad. Estas cesiones, en las que se delegaba la gestión en colectivos vecinales autoorganizados, se presentaba en anteriores legislaturas como una forma de vertebrar la ciudad desde el asociacionismo.

El Centro Social Seco, la Tabacalera de Lavapiés, el Campo de la Cebada o Esta es una Plaza son iniciativas vecinales que, por relevantes, han contado con la complicidad de los gobiernos de turno. Ana Botella, Ruiz-Gallardón o la que fuera Ministra de Cultura por el PSOE, Ángeles González-Sinde, no fueron señaladas por ningún entramado mediático al reconocer mediante esta cesión el derecho a la ciudad de proyectos de autogestión. Proyectos que han terminado por convertirse en destacados pilares del tejido asociativo de Madrid.

En lo relativo al Patio Maravillas, a pesar de lo consolidado del proyecto y de su papel de base en el cambio social que propició la salida del PP del gobierno de Madrid, asistimos a una paradoja que más bien podríamos considerar hipocresía: Delegación de Gobierno desprecia a los movimientos ciudadanos ordenando un desalojo que, sin orden judicial, es ilegal. Un desalojo que responde a una decisión política y arbitraria y que tiene como propósito lastrar una iniciativa que ha dado sobradas muestras de potencia política, cooperación y organización colectiva. Un proyecto que fue germen y motor del cambio político.

Ganemos Madrid está a favor, tal y como recogió en su programa electoral, de ceder y cogestionar estructuras o espacios de propiedad municipal disponibles, en desuso o infrautilizados para el desarrollo de proyectos con fines sociales y culturales. En coherencia con lo expuesto, concejales y concejalas acudieron a la concentración convocada en defensa del Patio en la Plaza del 2 de Mayo. Medios de comunicación con una línea editorial claramente alineada con los intereses de la derecha han aprovechado la ocasión para cargar tinta contra algunas de las personas que integran Ahora Madrid.

La criminalización ha tocado esta vez a la compañera Montserrat Galcerán, cuya declaración de bienes –publicada desde hace más de un año, en base a los principios de transparencia de Ahora Madrid– ha sido objeto de “noticia” en los últimos días. Al descartar la existencia de hecho novedoso, consideramos que este tipo de textos sólo se publican con el claro objetivo de criminalizar a quienes participan en protestas más que legítimas y, más allá de esto, para volver a cargar contra el proyecto político de Ahora Madrid. Un ejemplo de esta presión que la conjunción mediática conservadora pretende ejercer sobre el ayuntamiento es el caso de Guillermo Zapata, que ha sido absuelto después de un proceso injusto que le costó el primer día su cargo como concejal de Cultura.

Desde Ganemos Madrid expresamos nuestro apoyo unánime a las compañeras que defienden en las calles lo recogido en el programa electoral de Ahora Madrid, frente a los intereses políticos de quienes ya llevaron a la práctica aquello que hoy tachan de “ilegal” y frente a determinados medios que parecen más interesados en inclinar la opinión pública hacia una parte que en informar y situar el debate desde una perspectiva honesta y al servicio de sus lectores y lectoras.