A propósito del Patio Maravillas

168El juicio por la Okupación del edificio que fue sede del Centro Social Patio Maravillas ha quedado hoy visto para sentencia. Desde hace 9 años el Patio ha sido y es uno de los espacios humanos (esto es: políticos, culturales, de relación…) más ricos y activos de Madrid. Lo demuestra la cantidad de personas que han pasado por sus diversas ubicaciones y sin las que hubiese sido imposible reconquistar espacios y tiempos del urbanismo al servicio de la especulación, a través de una verdadera política desde la ciudadanía, al margen de la cultura dirigida o de la participación tutelada. Esto hubiese sido imposible hacerlo desde la soledad , no hubiese podido ser de otra manera sino formando parte de las tramas transformadoras que durante todos estos años han mantenido un poco más viva y un poco mas habitable nuestra ciudad; y que la han hecho más capaz de pensarse a si misma y de revolverse en algunas de las ocasiones más llamativas como las guerras, las burbujas, los derechos de las personas migrantes o el 15M. Su trayectoria es pública y ha acumulado legitimidad suficiente entre una mayoría de la ciudadanía como para que no sea necesario extenderse en su defensa ni pretender vestirlo de una repetabilidad que ya tiene de sobra en esos términos. Esto incluye el hecho de la okupación, una práctica que no puede ser individualizada ni sustraída de su contexto, como acción crítica contra el expolio del espacio por parte de un sistema que favorece -contra el espíritu constitucional- los procesos especulativos.

Ganemos Madrid participa activamente y se reconoce en esa movilización social. El Patio Maravillas fue sede de varios grupos de trabajo de Ganemos Madrid y podemos decir que las vivencias acumuladas en este y otros centros sociales, colectivos o asociaciones fueron en gran parte germen para que muchas nos planteáramos esta iniciativa municipalista que, entre otras cosas, dio lugar a una candidatura al Ayuntamiento de Madrid junto con Podemos en Ahora Madrid. Creemos que experiencias como la de los Patios pasados y futuros son indispensables en cualquier ciudad, que no queda cancelada ni deja de ser necesaria gobierne quien gobierne ya que necesitamos espacios de autonomía que al margen o en interlocución con las instituciones sigan defendiendo el derecho a la ciudad -como el propio Patio ha rescatado estos días en sus comunicados.

En esta ocasión el hostigamiento contra el Patio Maravillas y los centros sociales llega en forma de acusación a 4 compañeras, que podríamos ser cualquiera. En particular y sin mayor relevancia más allá del centro mediático en el que se le sitúa, una de esas personas es Guillermo Zapata, concejal del Ayuntamiento por Ahora Madrid. Desde GM queremos expresarles, a las cuatro, nuestro apoyo sin fisuras en este trance y queremos resaltar que el hecho de que Guillermo sea concejal no es un accidente, una circunstancia particular dentro de una trayectoria personal. Es una de las expresiones más claras de los acontecimientos extraordinarios que han sacudido estos años la política en Madrid, de las masivas aspiraciones de regeneración y cambio de modelo de representación política de las que formamos parte. Sin las prácticas de desobediencia frente a la injusticia y el desequilibrio urbano que se practican en el Patio Maravillas y en otros sitios, esta ciudad seguiría inmersa en la impotencia de un sueño imposible: el que produjo la burbuja inmobiliaria y financiera. Y por todo ello,
El Patio vive

El Patio no se juzga.

Ganemos Madrid.